lunes, 4 de septiembre de 2017

SE TE CAYÓ LA MÁSCARA

                         Qué cerca se me antoja el infinito
y a la vez qué penoso y qué lejano,
como tu amor, que pende de un hilito
y se rompe al tocarlo con la mano.

Se me incendia la sangre cuando evoco
lo falso de tus besos y caricias
tu necedad me mata poco a poco
y con tu voz superflua me desquicias.

Se te cayó la máscara y perdiste
y tu embeleco ya no me encarcela,
que ya te has mostrado tal cual eres.

Y no recuerdes que me conociste
olvídate de tanta cantinela
y nunca más me digas que me quieres.






No hay comentarios:

Publicar un comentario